Los ácidos grasos omega 3 pertenecen al conjunto de grasas saludables, las llamadas grasas insaturadas, y son esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Por esto, y por el hecho de que el organismo humano no puede fabricar estas grasas por sí mismo, es indispensable que incluyamos comestibles ricos en esta substancia en nuestra dieta.

alimentos-omega-3.jpg

 

Y es que los ácidos grasos omega tres cumplen un papel esencial en favor de nuestra salud, puesto que su consumo aumenta de forma notable el tiempo de coagulación de la sangre, protegiéndonos contra enfermedades cardiovasculares. En verdad, en las zonas en las que se acostumbran a consumir estos comestibles (el país nipón, Groenlandia, Alaska…) el índice de este género de enfermedades es menor.

Además, estos ácidos disminuyen los niveles de triglicéridos, asisten a reducir el peligro de cáncer y artritis, y cumplen una función primordial en el desarrollo cognitivo del cerebro. Asimismo contribuyen a regular la presión arterial, incrementando la elasticidad de las arterias.

Afortunadamente, esta substancia está presente en multitud de comestibles que podemos incluir sencillamente en nuestra dieta.

alimentos-con-omega-3.jpg

 

El Omega tres lo hallamos eminentemente en comestibles como el pescado azul, en razas como la anchoa, el salmón, la palometa, el atún, la trucha, la caballa, el arenque o bien la sardina. Es esencial consumirlo entre 2 y 3 veces por semana para poder asegurarnos cierta protección en frente de los inconvenientes cardiovasculares.

El marisco asimismo es una fuente primordial de ácidos grasos omega tres. Un caso son las gambas, los mejillones, las ostras, el cangrejo, la langosta y otros comestibles pertenecientes a esta familia.

Otro ejemplo son los frutos secos, singularmente las nueces. En verdad, conforme ciertos estudios (como el del reputado doctor catalán Joan Sabaté), prueban que los ácidos grasos omega tres que poseen las nueces son más eficaces para reducir el colesterol en la sangre que los que están presentes en otros comestibles.

Otra opción alternativa son las semillas de Cáñamo, puesto que tienen un alto porcentaje de omega seis y omega tres. Las semillas de calabaza, el lino, la chía o bien la salvia hispánica asimismo son buenas opciones vegetales para adquirir estas substancias.

El aceite de colza es otro de los comestibles ricos en estos ácidos grasos, que al lado del ácido oléico, asisten a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Además de esto, contiene una proporción de ácidos grasos sobresaturados bajísima (menos del siete por ciento ), mas un alto porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados (sesenta y cinco por ciento ) y de ácidos grasos poliinsaturados (veintiseis por ciento ). También, es rico en vitamina liposoluble de tipo E y tiene propiedades antioxidantes.

Las almendras son otro buen ejemplo. Aparte de tener un alto índice de calcio, magnesio, potasio, fósforo, vitamina liposoluble E y fibra, asisten a prevenir enfermedades como la osteoporosis. Son uno de los frutos secos más ricos en ácidos grasos monoinsaturados. Asimismo son aconsejables en un caso así las avellanas y los piñones.

omega3.jpg

 

En cuanto a las frutas, no hallamos un enorme número de ellas que contengan omega tres, si bien la piña tiene una buena cantidad de esta substancia. Con respecto a las verduras, las coles de Bruselas y las espinacas son buenos ejemplos.

No puede faltar en nuestra lista el aceite de oliva virgen extra, considerado de los mejores suplementos de ácidos grasos a lo largo de la gestación. Tiene un elevado contenido en ácidos linoleico y linolénico, aparte de suministrar una alta cantidad de vitamina liposoluble de tipo E. Diríase que su consumo es esencial para el desarrollo cerebral del embrión, y que su falta puede ralentizarlo.

Aunque siempre y en toda circunstancia es mejor adquirir los ácidos grasos omega tres de manera directa a través del consumo de los comestibles ricos en exactamente los mismos, asimismo hallamos otro género de productos enriquecidos artificialmente con esta sustancia. Es el caso de la leche, la leche de soja, los iogur o bien los huevos.

Anuncios