Una buena nutrición robustece el sistema inmunitario, nos ayuda a prevenir enfermedades y juega un papel esencial en nuestro bienestar físico y psicológico. Las mujeres son en especial vulnerables a las insuficiencias nutricionales debido a distintos factores como su veloz desarrollo sexual a lo largo de la adolescencia, la regla y los abundantes regímenes de adelgazamiento que acostumbra a efectuar.

Por todo esto es fundamental continuar una dieta que aporte todos y cada uno de los nutrientes necesarios, singularmente a lo largo de la adolescencia, el embarazo, la lactancia y la menopausia, en la que abunden las frutas, verduras, hortalizas, frutos secos, legumbres y cereales integrales.

Diez de los comestibles más aconsejables para la mujer, por su contenido en hierro, ácido fólico y calcio, aparte de otras vitaminas, son los siguientes:

1. Vegetales ricos en beta-caroteno (o bien pro-vitamina liposoluble de tipo A), un pigmento natural que aporta el color anaranjado, colorado o bien amarillo en vegetales como la zanahoria, el tomate, la calabaza, el melocotón y el pimiento.

2. Comestibles ricos en fibra. Aparte de frutas, verduras, legumbres, pastas y arroz integral, los cereales son una enorme fuente de fibra. La avena es uno de los cereales que aportan más fibra al organismo, al unísono que ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre y a robustecer el sistema inmunitario de constipados y gripes.

3. Frutos secos, que dan un enorme aporte energético, aparte de proteínas, magnesio, fósforo, potasio y cinc. Las nueces son singularmente aconsejables para el colesterol.

4. Comestibles ricos en antioxidantes. Las frutas del bosque (arándanos, moras, frambuesas, cerezas y fresas) y los cítricos (naranjas, pomelos, mandarinas, limones, limas, etcétera), son los comestibles que más antioxidantes aportan.

5. Pescado azul, por ser una de las mayores fuentes de ácidos Omega-tres, aceites que dismuyen los niveles de grasa en la sangre y previenen posibles ataques cardiacos.

6. Vegetales ricos en compuestos azufrados, que asisten a nuestro sistema inmunológico y asisten a suprimir toxinas. Están presentes en el ajo, la cebolla, el puerro y las crucíferas.

7. Vitamina liposoluble de tipo E. Ventajosa para el sistema circulatorio y para vista, ayuda a prevenir asimismo la enfermedad de Parkinson. Se halla en vegetales de hoja verde, semillas como la soja, el germen de trigo y lalevadura de cerveza.

8. Vitamina C. Interviene en el mantenimiento de los huesos, dientes y vasos sanguíneos. No aparece en comestibles de origen animal, sino más bien en la mayor parte de frutas y verduras (cítricos, pimientos, espinacas, piña, melón…).

9. Aguacate. Previene la arteriosclerosis, estimula la capacitación de colágeno en la piel y ayuda a la absorción del calcio y el fósforo.

10. Aceite de oliva virgen extra. Compuesto por el jugo natural de la aceituna, reduce el peligro de enfermedades cardiovasculares, previene afecciones coronarias, mejora el funcionamiento del hígado y las funciones metabólicas del sistema endocrino.

Anuncios